Los “mejores” 40, problemas y soluciones

A esta edad es imprescindible comenzar a cuidarse si se quieren ralentizar los signos de envejecimiento.

Como consecuencia del proceso normal de envejecimiento, la piel enlentece su velocidad de renovación celular, reduce progresivamente la formación de colágelo, elastina y otras sustancias fundamentales en el mantenimiento de su estructura, pierde grasa y se deshidrata,disminuye el espesor y aparecen manchas y cambios en la pigmentación.

La traducción de todos estos procesos fisiológicos de envejecimiento dan como resultado una piel más seca y deshidratada, apagada y sin luminosidad,delgada, laxa y flácida.

PARA MEJORAR EL ASPECTO GENERAL DE LA PIEL

el peeling superficial secuencial a base de AHA es un buen comienzo, pues elimina la capa córnea- la más superficial- estimulando la regeneración celular.
A esta edad conviene acompañarlo de un tratamiento dermocosmético específico para cada tipo de piel y edad, ya que la absorción de cualquier tratamiento tópico se ve facilitado por los peelings regulares.

PARA MEJORAR LA HIDRATACIÓN

aconsejamos la inyección de vitaminas y Acido Hialurónico.

PARA LAS ARRUGAS DE EXPRESION

Es el momento de elegir el Bótox para patas de gallo , arrugas horizontales de la frente y entrecejo. A esta edad ofrece un excelente resultado y previene que en el futuro estas arrugas se conviertan en cicatrices dérmicas para las que no existe, de momento, solución.

PARA RELLENO DE ARRUGAS

recurrimos al Acido Hialurónico, sobre todo para surcos nasogenianos y comisuras de la boca ya que endurecen mucho la expresión. El AH es una sustancia de relleno idéntica al AH que tiene nuestra piel, por lo que se convierte en un producto muy seguro.
No soy partidaria de utilizar sustancias de relleno permanente (en otra nota hablaré de las distintas sustancias de relleno).

PARA PREVENIR LA FLACIDEZ

es el momento de usar la RADIOFRECUENCIA para evitar y enlentecer descolgamientos futuros. La RF calienta la segunda capa de la piel o DERMIS,donde se encuentra el colágeno, estimulando la Neocolagenosis o fabricación de nuevo colágeno. Intentamos compensar con ello la disminución fisiológica de esta proteína clave para mantener la tersura que se da a partir de la treintena.

En definitiva, no existen milagros, existen procedimientos no agresivos que, con constancia y regularidad, nos permiten tener un aspecto más joven.

Publicar un Comentario

Su email nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados con *