Electroestimulación o Gimnasia Pasiva

La electroestimulación es una técnica que utiliza un aparato eléctrico para provocar una contracción muscular repetitiva tal y como ocurre cuando realizamos ejercicio físico.
El uso continuado y periódico de la electroestimulación -3-4 veces por semana-  como el ejercicio físico, obliga al cuerpo a generar más masa muscular. La síntesis de proteínas necesaria para generar esa masa muscular implica un gasto de energía, así que sobre la zona que trabajamos conseguimos sustituir masa grasa por fibra muscular.
Obtenemos además un aumento del tono muscular indispensable cuando existe un componente de flacidez muscular unida a la flacidez cutánea.

El electroestimulador cuenta con varios programas de tratamiento: Lipolítico, de Tonificación Muscular, de Mantenimiento, Celulítico-reafirmante, de Fortalecimiento, de Activación del Metabolismo, Antiinflamatorio, Analgésico, Reafirmación del pecho, Tonificación del pecho, Circulatorio, de Relajación Muscular, de Retención de líquidos, etc, etc.