Manchas faciales: Melasma, Cloasma

El primer paso ante una lesión cutánea es la valoración por un médico. Si la mancha es benigna y sólo un problema estético se puede proceder a su tratamiento.

El melasma es una mancha causada por una excesiva producción de melanina, el pigmento que hace que la piel se broncee. No conocemos bien su etiología, su causa principal, de ahí la dificultad para curarla completamente, pero si se puede atenuar e incluso eliminar.  Sabemos que el sol, que aumenta la producción de melanina, empeora el melasma, solo aparece en áreas de la piel que están expuestas al sol.  Y sabemos también, que tiene cierta relación hormonal,  por eso afecta principalmente a mujeres en edad reproductiva, en embarazos y en muchas mujeres en tratamiento anticonceptivo.

¿Cómo tratamos el Melasma? La primera medida a tomar es la protección solar máxima en la cara, la segunda son los cosméticos despigmentantes y si existe una mala o pobre respuesta a estos pasaremos a un tratamiento médico, un peeling despigmentante. La primera parte del tratamiento se realiza en consulta y la segunda la realiza el paciente en su domicilio. En 20 días las manchas han disminuido o desaparecido, dependiendo del tipo y profundidad de la mancha y además por el recambio celular acontecido la piel en general tiene un aspecto rejuvenecido.